¿¿Dracula vuelve de la tumba??

Foro sobre la Hammer Films y el Terror Británico.

Moderador: Bloodyplanet



Notapor Justiciero » Mar Abr 27, 2004 3:45 pm

ante el desprecio declarado, está el desprecio destilado. ambos, son desprecios. alabar una obra no significa tirar a otra. y lo que adjunto a continuación, que conste, no va en detrimento del maestro fisher (mi amigo)...

comentario personal de "drácula vuelve de la tumba", del ensayo "christopher lee. el regreso de las tinieblas":

la nueva cita con el mito, dentro de la casa Hammer, vendría de la mano de freddie francis, excelente fotógrafo llegado a la dirección. francis será responsable directo de dracula has risen from the grave (drácula vuelve de la tumba, 1968), quien ya había puesto su grano de arena en el universo frankensteiniano -the evil of frankenstein-, y sería, asimismo, el hombre que mejor aceptaría las reglas del juego dentro de la serie inglesa, para pintar un lienzo típico de las coordenadas de la productora, gozando del enfoque más personal y agudo de todos los que habrían de venir por estas vías. y es que si bien francis es un realizador un tanto despreocupado, sin ese celo que caracterizó buena parte de la obra de fisher -recordar ese cuidado casi matemático en la puesta en escena, y en la plasmación de los pequeños, mas importantes, detalles circundantes-, sí sabría entender la cinemática del medio, y sacar partido, por otro lado, a la audacia de unos conceptos que para algunos serían irreverentes, para otros heréticos, y para la mayoría interesada sencillamente necesarios. en estos matices definitorios, la impregnación de un sentimiento poético, enlazado con la mejor tradición del cuento de hadas -con un cierto, pero lejano, look a lo universal- haría que su obra se inmiscuyera en los senderos del cuento mágico de terror.
el argumento goza en esta ocasión de todos los favores del estilo de john elder, que probablemente nos legue la mejor historia del famoso conde fuera del contexto de las adaptaciones a la novela. así, el esquema narrativo partirá con un prólogo que habría acontecido en los dominios de existencia de la anterior cinta, con un campanario profanado por el ataque del vampiro a una mujer -conseguida secuencia del sacerdote descubriendo el cuerpo que cae del interior de la campana-. otro sacerdote -monseñor de la comarca-, preocupado por sus feligreses, acudirá al pueblo, descubriendo el desinterés de los aldeanos por los oficios religiosos, y subirá hasta las montañas en busca del castillo de drácula para exorcizarlo. pero los designios del destino se bifurcan permitien-do que el otro sacerdote, temeroso de las circunstancias, se rezague y permita, al accidentarse, romper el hielo que mantiene al vampiro preso, y con su sangre otorgarle continuidad a su terrible exis-tencia. en el devenir, el conde descubrirá su castillo sellado por una gigantesca y dorada cruz, y apoyado en los servicios del doblegado sacerdote, buscará un destino de venganzas en la aldea del clérigo exorcista. pero tras un buen número de tensas incidencias todo volverá hacia el castillo, donde nuestro vampiro conocerá la muerte más innoble para un ser de las tinieblas, quedando empalado en la citada cruz.
la obra se favorecerá por la inclusión de un buen número de acordes que contribuirán a una visión algo distinta a la observada hasta el momento, incluyendo unos trazos totalmente originales, pero sin alejar al personaje del clasicismo básico que lo define. y es que este macabro cuento de hadas, esta veraz y a la vez onírica plasmación de la amenaza espiritual y física de drácula, es lo que le confiere, por mediación de todo un muestrario de secuencias reveladoras, un lugar de privilegio dentro del fantástico. es, además, el sabor del impacto visual y de la captación de una sensibilidad que nace tanto de un tratamiento eminentemente poético del mito, como de una reflexión seria sobre la evolución de éste.
en la historia observamos dos ambientes perfectamente definidos, y en los que la simetría del personaje central -esencial lee, más iconográfico que nunca- sabrá conjugarlos notoriamente. en sus inicios encontramos la iglesia como símbolo del bien y la seguridad y, antagónicamente, el castillo del vampiro, tenebroso recinto del mal, temido por todos los lugareños. estos dos locales se verán significativamente violados: la iglesia quedará lacrada por el acto vampírico, favoreciendo el abandono de los aldeanos; en tanto el castillo sufrirá un exorcismo y quedará sellado por la simbólica cruz, generando el rechazo y consiguiente ira del conde. para acceder desde un punto hasta el diametralmente opuesto, tenemos las montañas de transilvania, peligrosas, bellas y llenas de amenazas. y será en el tránsito, donde uno de los sacerdotes quedará herido en la cabeza, ayudando con ello a que pueda consumarse los designios diabólicos de las tinieblas. en la siguiente etapa, el binomio iglesia-castillo -los símbolos antagónicos persisten- queda sustituido por el hogar de monseñor, recinto del bien, y por los impresionantes sótanos de la taberna local; apartado lugar que sirve de circunstancial cubil para el vampiro. ambos volverán a ser paralelamente violados: maría, la sobrina del sacerdote, resultará mordida en su alcoba, en tanto drácula será descubierto en su ataúd, peligrando su existencia por un infructuoso ataque por parte del novio de la chica. también aquí existe la comunicación entre los dos entornos antagonistas; detalle que puntualiza los hermosos y no menos peligrosos tejados que, a la manera de intrincados pasadizos, unen el hogar con la taberna. y de nuevo aparecerá un personaje -monseñor- herido para favorecer la empresa del mal.
el desenlace posee unos toques premonitorios con la incorporación de paul, el enamorado protector, que luchando por la seguridad de su amada se enfrentará al mal, casi perdiendo la vida en su intento. la metafísica reaparecerá al final, elaborando el cierre más bello y simbólico que he podido captar en una cinta del género, en el que drácula caerá desde el castillo hasta empalarse milagrosamente en la cruz que su víctima había arrojado antes al vacío: agonía insuperable para el prín-cipe de las oscuridades, que se desintegrará dejando solamente una cruz chorreando sangre y una capa esparcida por los suelos.
el altisonante y siniestro cuento posee además localizados aciertos de belleza argumental; tal es el caso del aldeano explicando que nadie va a la iglesia porque la sombra del castillo, al atardecer, se posa sobre ella. no podíamos soñar con una metáfora más bella y mágica. por otro lado, existe la controversia de la lucha de fe a lo largo de toda la trama. ante la claridad y pureza de ideas de monseñor y de drácula, en los polos opuestos, nos topamos con la ambigüedad de un sacerdote poseído por el vampiro, que se degrada sirviéndole -grado sublime de audacia-; y el de un joven enamorado de la protagonista que, siendo ateo, repudiado por el tío de aquélla, será llamado por éste para que luche por el triunfo de su propia religión: el amor puro. los caracteres se tornan ambiguamente enriquecidos, envueltos, eso sí, por el maniqueísmo imperante en su fondo.
significativa, para algunos conflictiva, resulta la secuencia en que a drácula le clavan una estaca en el corazón en los sótanos que ofician de escondrijo, sin que el hecho tenga efecto debido a no haberse realizado con total fe, al faltar la oración que acompañe el acto. este detalle innovador permite, de entrada, acumular una tensión increíble, ya que ninguno de los dos afectados puede rezar. paul por ser ateo, y el sacerdote subyugado por verse espiritualmente impedido por el vampiro. pero la verdad es que todo ello viene a significar el fortalecimiento de un mito que, con el paso del tiempo, se ha visto descaradamente más rebelde y osado. este detalle ha sido utilizado con asiduidad por el cine posterior, siendo plenamente aceptado incluso por aquellos que, otrora, repudiaron la originalidad de francis.
en un mar de secuencias compuestas con un gran sentido plástico, que parten de la excursión y exorcismo del castillo, hasta el bellísimo desenlace en la cruz -simbolismo religioso-, el lirismo del realizador nos conducirá a momentos de inolvidable factura. la imagen de drácula, rebosante en maldad, tanto en sus apariciones en los sótanos como en los tejados, constata el fortale-cimiento visual del mito. y para ello, la ambientación de bernard robinson se esfuerza por distanciarse de sus anteriores incursiones temáticas, barajando con gran énfasis elementos de puro terror gótico: castillo situado en lo alto de las montañas, incomunicado y sólo accesible por escalada, acertadísimo en su concepción simbólica y jerárquica; el cementerio donde el conde se apodera de su ataúd de viaje, robado por cierto a una ajusticiada por vampirismo; los inquietantes y sombríos sótanos; las callejuelas oscuras y perdidas; los siniestros bosques que envuelven a la víctima; los alucinantes y surrealistas tejados; y, en fin, el competente uso del paisaje, su belleza absorbente y su sentido irreal de la acción. la excelente fotografía de arthur grant, comunicará, bajo el celo de francis -no olvidemos sus orígenes técnicos- un cromatismo totalmente aislado en el contexto general del estilo Hammer, mediante el uso de filtros de colores, sabiamente dosificados en las secuencias claves, infundiendo un aire onírico diferenciador. y la verdad es que hasta la composición de james bernard, marcando los ritmos con su habitual firmeza, se torna original al redondear unos felices acompañamientos que finalizan con la inclusión de ciertos toques religioso-navideños en la muerte del vampiro, acentuando el carácter antibíblico y mágico de la narración.
christopher lee aparecería aquí más alto que nunca -uso de plataformas-, con unas mechas blancas adornando su cabellera, e irrumpiendo con fuerza en los fotogramas, ayudado de un maquillaje acertadísimo -obra de rosemary macdonald-, incluyendo el uso de lentillas con venas rojas, que resaltarían la excitación y su ira en las situaciones extremas, quedando, con la ya habitual incorporación de la capa con envés rojo, con una apariencia de gran pujanza estética, que aunque plena de elegancia y sensualidad, no resultaba exenta de su característica fiereza. los lirismos de la narración lo ayudarían a recrearse con las situaciones, sacando bastante partido de su estampa y sus buenas maneras -recordar la bella impronta de la figura recortada en los tejados, junto a su ataúd en los sótanos, en aquella fulgurante y gótica salida del dormitorio de maría, o, por cerrar cita, los espasmos de agonía -ojos llorando sangre-, meticulosamente captados por francis en el desenlace-. creo que nadie, excepto fisher, ha sabido descollar tantos matices en el actor. junto a él, veronica carlson, en el papel de maría, vuelve a surgir como una de las auténticas damas del fantástico. su escandalosa belleza permitirá que, todavía hoy, sigamos echándola de menos. las interpretaciones de los dos sacerdotes correrán a cargo de rupert davis -monseñor- y ewan hooper -el sirviente de las sombras-, complementando, con sus creencias y dudas, todo el tapiz de abstracciones y complejidades que caracteriza la obra.
pero si por algo resulta original esta aproximación al mito, goticismos y estética aparte, es esencialmente por la audacia argumental en materia de religión y sexualidad. primeramente por concebir la enorme broma transgresora de plantearnos a un servidor del vampiro, como hemos vis-to, sacerdote. pero el argumento no se contenta con este grado de osadía, sino que infunde al don juan de la noche un aroma irresistible para con las contaminadas por su beso diabólico. Él representa la perversión en todos sus aspectos, y hay dos secuencias que refuerzan el apunte: inicialmente, su primera víctima femenina le pedirá más, en un intento de absorber plenamente el vampirismo pasivo, y el personaje de maría, de caracteres netamente inocentes, al ser mordido por el conde, arrojará de su lecho, significativamente, su muñeca de trapo, en un alarde explícito de inocencia perdida. a partir de ahora, estos detalles, ya sutilmente iniciados con fisher, tendrán vía libre, mar-cando el estilo venidero de la Hammer, aunque en ocasiones habrían de desembarcar en el puerto de los excesos injustificados. por otro lado, existe un claro enriquecimiento de la simbología del bien y del mal, ya que a la resistencia a morir del vampiro, se le opondrá en final más rotundo: la gigantesca cruz, cierre definitivo de esta epopeya vampírica.
dracula has risen from the grave, puede que no supere al dracula de fisher -creo que algo realmente difícil de conseguir-, pero estoy absolutamente convencido de que se trata de un producto tan exquisito como dracula, prince of darkness, que no es poco; superándolo, incluso, en algunas facetas. y es que esta tercera entrega, probablemente la más clásica y mejor ambientada de la serie, compone con las dos anteriores una trilogía de gran contundencia histórica, emulando felizmente los hallazgos de aquella otra inolvidable protagonizada por boris karloff en el mito del monstruo de frankenstein. por ello, el paso siguiente se habría sensiblemente de notar, ya que taste the blood of dracula (el poder de la sangre de drácula, 1969), dirigida por otro asiduo de la Hammer, peter sasdy, resultaría, pese a sus buenas formas, argumentalmente inferior a lo anteriormente narrado.


con esto fundamento mis defensas hacia este bellísimo filme gótico. si se emplean parrafadas para atacar, también hay que hacerlo para defender.
"I never drink... water"
Justiciero
 
Mensajes: 709
Registrado: Mar Mar 09, 2004 10:19 am

Notapor Oldsen » Dom May 02, 2004 2:26 am

Mi cita será más breve, y no será de una biografía, sino de boca del mismo Christopher Lee: "Ésta fue hecha con completa falta de estilo, gusto o calidad de producción". Es breve, y confío que menos farragosa.

Y no digo que comparta la opinión de Lee, pero... :)
Oldsen
 

Notapor Invitado » Dom May 02, 2004 2:35 am

Por cierto, justiciero, tu cita, una venganza en toda regla... :mrgreen:
Invitado
 

Notapor Justiciero » Dom May 02, 2004 11:34 am

Oldsen, bien sabes tú que Christopher Lee odia todas sus películas de Drácula. Si no ataca más la primera es por respeto a la memoria de Fisher, al que respetaba mucho. Pero no esperes justicia de sus palabras. Por otro lado, ¿sabes qué opinaba Karloff de "La novia de Frankenstein" (para muchos estudiosos la obra cumbre del género)? Decía que el resultaba fue muy inferior a la primera porque el monstruo no debería haber hablado jamás. En fin, que una cosa es el autor y otra la obra. Respeto cualquier opinión, desde el bodrio hasta la obra maestra, pero todos tenemos ojos en la cara y cerebro pensante. Ah, y la cita no es ajena, está sacada de un ensayo mío, por lo que no tendré problemas con los derechos de autor.
"I never drink... water"
Justiciero
 
Mensajes: 709
Registrado: Mar Mar 09, 2004 10:19 am

Notapor Justiciero » Dom May 02, 2004 11:37 am

ah, oldsen, aclárame mejor, si no te importa, ¿dónde está lo farragoso de la cita? ¿el texto es confuso para ti? lo digo por ayudarte, que conste. me voy a meprmitir el lujo de darte un consejo: cómprate la edición en dvd zona1, pásate la película a las doce de la noche, cuando no suena ni el teléfono, y mirátela relajado, hombre de dios. es que tus comentarios son como el que dice que le encanta la gamba y que hace ascos al langostino. :d
con estas situaciones irreverentes, me dan ganas de sacar la espada, sí señor, por eso me voy a extender con otra "farragosa parrafada". véase la diferencia de intencionalidades. dos señores, ambos cinéfilos, que emplean sus esfuerzos para analizar una misma película. véase que uno los emplea para criticar, cuestionar, atacar. su itención: hundir una película por el mero hecho de haber sido bien estudiada por el autor de un libro. no vaya a ser que "las otras", sus favoritas, se vean empañadas por culpa del amor de ese crítico desmedido. otro emplea sus esfuerzos, en largas parrafadas, para defender, alabar una obra que de alguna manera marcó una etapa de su cinefilia y que ha ido ganando más adeptos con el tiempo. los dos se esfuerzan. uno por destruir, otro por construir. finalmente, cuando se han expuestos razones en contra y a favor, y que cada cual opine como lo sienta, no faltaría más, se descuelga el destructor con una frase prestada, comentando de manera lapidaria (y poco elegante) que el enfoque del otro es "farragoso". aquí se demuestra que es infinitamente más fácil destruir que construir. pero para eso surgió el justiciero, para poner orden y justicia. fíjense que en las "confusas parrafadas", se elogia al máximo las dos queridas películas del destructor. pero el destructor lo tiene más claro que una mañana de estío, ya que 1 + 1 = 2. por cierto, amigo destructor, pruebe a pedirle a lee un autógrafo en una foto de la excelente y única (for me) "horror of dracula". si es tan justo y equilibrado en sus apreciaciones, no habrá problema, pue estamos ante la mejor película de terror rodada en color (for me also).
pd: ya ves que la película tuvo una producción tan deleznable, que recibió un premio de la reina por ello, y además fue la que más dinero recaudó en el mundo entero. Éstos sí son datos objetivos. existen cientos de argumentos para rellenar este "thread". poco a poco, si lo desea, seguiremos platicando con respecto a esta hermosa película. ya era hora de que los cinéfilos abriesen líneas como ésta, para perpetuar su memoria infinita.
"I never drink... water"
Justiciero
 
Mensajes: 709
Registrado: Mar Mar 09, 2004 10:19 am

Notapor Oldsen » Dom May 02, 2004 1:16 pm

Je, je, je, je... :lol:

"Ya ves que la película tuvo una producción tan deleznable, que recibió un premio de la reina por ello, y además fue la que más dinero recaudó en el mundo entero. Éstos sí son datos objetivos." - La recaudación y la opinión de la Reina me importan un pimiento. Es más, ni mi criterio es el del público masivo (gracias a Dios), ni creo que la Reina fuese una entendida de cine. Yo por lo menos, no confiaría en sus recomendaciones (y después de esto, todavía menos).

Pero vamos, volvemos a lo de siempre:

1) Expreso una opinión subjetiva sobre una obra. No tengo interés en perder el tiempo peleándome con el señor Justiciero, ni tampoco tratando de defenderme de absurdos intentos de provocación (i.e. "¿El texto es confuso para ti? Lo digo por ayudarte, que conste. ").

Sin ánimo de ofender diré que el texto me parecía demasiado largo y retorcido para lo que se quería expresar, que era harto simple. ¿Confuso? No...

2) Mi intención no es atacar Dracula vuelve de la tumba (por la sencilla razón de que es una película que me deja bastante indiferente), sino defender Dracula Prince of Darkness, siempre desde mi opinión. Hasta El poder de la sangre de Drácula es situada por encima de ella en el libro de Corral, cosa que ya me parece...

3) Creo que una crítica que despedace una película puede ser tan constructiva como una crítica halagüeña. Lo importante es que esté argumentada, que no se quede en atacar porque sí, de manera mecánica. Que por cierto, creo que eso es tan dañino como decir que una peli es magnífica y no argumentarlo... es decir, alabar porque sí.

4) Y por último, no he dicho que el film de Francis me parezca una película deleznable. Al contrario, tiene momentos aislados que me parecen interesantes.

Simplemente he dicho que me parece muy inferior a los tres de Fisher. Eso sí, Verónica Carlson estaba buena.

Si es que la Justicia no tiene que ver con las opiniones...

Saludos, y calma, mucha calma... :wink:
Oldsen
 

Notapor Justiciero » Dom May 02, 2004 2:56 pm

Está más claro que el agua. "El texto demasiado retorcido" es un comentario muy constructivo, sí señor. Creo que me he expresado con mucha claridad, y mi calma es tal, que mi espada, pese a su peso (acero toledano), no tiembla en absoluto en mi mano. Y si no aprecias la valorción de la reina y la del público, me parece cojonudo, pero tampoco deberías hacerlo con las opiniones subjetivas y discutibles del propio Lee. Si se empeña uno en apoyarse en una línea, debemos ser coherentes. No te vaya a pasar como a los aficionados al fútbol, que son más "anti" del equipo rival, que "pro" de su propio equipo. Y el hecho de que me rebelaré cada vez que vea una injusticia, no significa que no te pueda invitar a una Guiness negra, fría, espumosa, en cualquier territorio neutral. No confundamos los términos. Si ese señor no valora en su justa medida esa maravilla titulada "Drácula príncipe de las tinieblas" (a la que defiendo con la espada desde hace muchos años, que era considerada un título menor), pues peor para él. Para mí es una trilogía única.
"I never drink... water"
Justiciero
 
Mensajes: 709
Registrado: Mar Mar 09, 2004 10:19 am

Notapor Invitado » Dom May 02, 2004 3:04 pm

Sólo un apunte, porque creo que salvo esto está todo dicho: si he citado la opinión de Lee (y creo que he dejado claro que no estoy totalmente de acuerdo con él), es porque me parece que refleja un sentimiento de decadencia en la serie que desde luego comparto: Lee sin embargo no habla mal de los dos Draculas anteriores.

Pero vamos, que no era más que una cita... que como bien indica el Sr. Justiciero no demuestra nada (tampoco creo que lo haga su texto, sobre el que lamento haberle ofendido con mis duros, hirientes e intolerantes comentarios :P ). Simplemente respondí a una cita con otra cita...
Invitado
 

Notapor Oldsen » Dom May 02, 2004 3:06 pm

Y, sí: aunque es una opinión como cualquier otra, para mí la opinión de Lee tiene más valor que la de S.M. o la del público, que me importan, hablando en plata, un carajo.

Saludos de nuevo.
Oldsen
 

Notapor Justiciero » Dom May 02, 2004 3:23 pm

Bueno... Eso es más subjetivo que las manipulaciones urdacianas. Es como cuando alguien dice: "Opino, al igual que otros muchos...". Cada opinión es sólo eso, una opinión. No me obligues a colgar algunas citas loables de Lee, con respecto a las anteriores. Creo que no te gustarían. En mis archivos tengo más datos de los que puedas pensar. Para mí, las opiniones de Lee son acarajantes, y que conste que lo admiro tanto como para dedicarle mi tiempo en confeccionar el citado ensayo (que no te recomiendo, pues sería para ti un absoluto tostón), y un mar de artículos, desde hace tiempo. Hablo con la propiedad que confiere el haber dedicado gran parte de mi vida en defender este género, otrora minimizado culturalmente por los poderes fácticos, y que con el tiempo toma el brillo que siempre tuvo que gozar. Ah, y por supuesto que no pretendo sacarte de tus opiniones personales. Dios me libre. pero no creas que "Drácula vuelve de la tumba" no es capaz de levantar admiraciones en los demás. Ya lo estás comprobando. Sabía que el tiempo pondría esta película (y otras olvidadas, o dadas de lado, por no tener el brillo de la firma de Fisher. Como "El horror de Frankenstein", "Las manos del destripador", "Doctor Jekyll and sister Hyde", etc), en el lugar de lujo que merece. ¿Decadencia? Uffff. Las cosas que hay que oír y leer.
"I never drink... water"
Justiciero
 
Mensajes: 709
Registrado: Mar Mar 09, 2004 10:19 am

AnteriorSiguiente

Volver a Cine de la Hammer

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados